Saltar a contenido principal Saltar a navegación principal

Recomendaciones para trabajar el material accesible

La organización 3W iniciativa de accesibilidad web (WAI: 2020) brinda pautas para que aquellas personas que tengan algún tipo de discapacidad que les dificulte el uso de la Web puedan hacerlo. Dicha organización establece que “…en concreto, al hablar de accesibilidad Web se está haciendo referencia a un diseño Web que va a permitir que Personas con Discapacidad puedan percibir, entender, navegar e interactuar con la Web, aportando a su vez contenidos”. Por ello para que esto se cumpla, los docentes y personal de apoyo a la docencia, deben tener en cuenta ciertas requisitos a la hora de crear sus aulas virtuales.

28 de marzo de 2020, 10:41.

Recomendaciones para trabajar el material accesible

Ampliar imagen


Las recomendaciones se realizaron con el aporte de especialistas que integran el Área de Inclusión de Discapacidad – Rectorado- y del Área de Diversidad funcional, de la Facultad de Derecho de la UNCUYO.

El objetivo es explicitar las pautas, a tener en cuenta para hacer accesible el contenido curricular, de las cátedras de la carrera de abogacía, de la Facultad de Derecho y otras Unidades Académicas que así lo requieran. Partiendo de la base de las individualidades de aprendizaje de los estudiantes con Discapacidad y promoviendo una educación superior inclusiva, se sugieren recomendaciones de accesibilidad.

En lo que compete al "Contenido Web", normalmente se hace referencia a la información contenida en una página Web o en una aplicación Web, incluyendo texto, imágenes, formularios, sonido, etc. Para ello se recomienda:

Conocer cuáles son las necesidades educativas del estudiante con discapacidad. Por lo tanto, es importante preguntarle, de manera privada cuales son sus necesidades. Además, se sugiere que sea el referente de discapacidad de la facultad, quien se comunique con él, ya que es con quien ha creado un lazo educativo previo. Los estudiantes con discapacidad poseen sistemas de apoyos (amigos, compañeros de estudios) que ya están colaborando.

La bibliografía utilizada por la mayoría de los docentes es guardada como imagen. Esto implica que el lector de pantalla no la reconozca como caracter, sino como imagen y por ende no lea el contenido e indique (el lector de pantalla) “en blanco”. Para ello es necesario adaptarla y hacer accesible los documentos.   Se debe tener en cuenta el tiempo de preparación del material en los plazos de entrega de actividades.

El lenguaje utilizado debe ser claro, sencillo y priorizando las palabras de uso frecuente. Es importante evitar utilizar estructuras gramaticales complejas, para facilitar el acceso a la información a la mayor cantidad de persona con discapacidad posible.

Usar documentos Word para los estudiantes que tengan discapacidad visual o tengan discapacidad física y   utilicen lectores de pantalla o la función zoom (lupa). Usar preferentemente el formato Word, fuentes Arial. Tamaño no menor a 14 puntos, evitar cursiva y hacer uso moderado de la negrita, Interlineado de 1,5. Diversos estudios comprueban que resulta más fácil leer un texto alineado a la izquierda que uno justificado.

Los pdf que sean creados como textos, para que permitan usar la función de “lectura en voz alta”.

Las imágenes deben ir acompañadas de un "texto alternativo” que describa de manera exhaustiva y precisa lo que la persona con discapacidad sensorial no puede ver.

Los lectores de pantalla que utilizan las personas ciegas no diferencian colores, sino que leen textos. Por lo tanto, se sugiere no usar los colores de manera semántica. Además, se recomienda usar buenos contrastes entre fondos y primeros planos porque eso les facilitar su lectura.

Las tablas y gráficos deben ir acompañados por un texto descriptivo en lenguaje claro y sencillo. En lo posible se deben evitar.

Las fórmulas matemáticas y los diagramas, deben ir acompañadas de un texto alternativo que indique que sustituye dicha fórmula, ya que no son interpretadas por los lectores de pantalla.

Los videos deben ofrecer las dos posibilidades subtítulos y cuadros de Intérpretes de Lenguas de Señas (no todas las personas sordas saben lengua de señas ni todas las personas sordas conocen el español y su gramática); la persona hipoacusica puede conocer el español escrito, entonces elegirá el subtitulado. De esta forma se garantiza el derecho de recibir información en su propia lengua. Se debe tener en cuenta el tiempo de preparación del material (Respeto por el rol específico del/a intérprete, condición de aislamiento, entre otros elementos que intervienen) en los plazos de entrega de actividades.

Los Audios y Audiodescripción, en los documentos escritos se agregan "textos alternativos/ aumentativos”. Y en los videos se agrega audiodescripción. Esta pauta debe tenerse en cuenta en situaciones en las que el/la estudiante tenga discapacidad visual. La duración del video no debe exceder los 15 minutos cada uno, con los contenidos mínimos de la misma en pos de guiar la lectura de los textos correspondientes y ordenando los conceptos claves.

Cuando se use redes sociales como:  de WhatsApp, Facebook, Instagram, los mensajes deben ser adaptados. Es decir, los audios deben ser escritos para los estudiantes sordos. Se recuerda que la primera lengua es la de señas y se sugiere usar un lenguaje sencillo y claro. Las imágenes deben ser descriptas para los estudiantes con discapacidad visual.

Teniendo en cuanta la Ord. Nº 4/18 Consejo Directivo de la Facultad de Derecho y la Ord. Nº 48 / 18 Consejo Superior UNCUYO teniendo en cuenta los periodos de exposición frente a la pantalla de la computadora y las posibilidades físicas de los estudiantes con discapacidad, se sugiere contemplar plazos extras, en caso de ser necesario.

Bibliografía:

Manual práctico para hacer textos accesibles para estudiantes con diversidad funcional. España: Universidad Complutense de Madrid. 

3W iniciativa de accesibilidad web (WAI) 

Universidad de Alicante. Accesibilidad digital