Testimonios y experiencias de movilidad estudiantil


Lo valioso de un intercambio académico por Dolores Cavecedo

Tratando de animar a otros estudiantes, que quizás como yo,  sienten curiosidad por lo distinto, me he propuesto, en pocas líneas, contarles cómo es posible realizar un intercambio académico siendo estudiantes de la Facultad de Derecho de la UNCuyo, y todos sus beneficios. Mi nombre es María Dolores. Hace algunas semanas regresé de pasar 5 excelentes meses en México, donde tuve la oportunidad de estudiar un semestre en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. Sinceramente ha sido una experiencia increíble, por demás completa y muy interesante, y por esto mismo, espero contagiarles un poco de entusiasmo

¿Por dónde empezar? Movilidad Estudiantil anualmente hace dos convocatorias para realizar una estancia académica en otro país, en su mayoría de América Latina. En dichas convocatorias, se presentan alumnos de toda la UNCuyo, es decir, de diferentes carreras interesados en algún país, o bien universidad, en particular. Y ahí comienza un proceso de selección, en el cual se evalúan antecedentes académicos y personales, la motivación para participar del programa y lo más importante, la transferencia, es decir, como cada uno de nosotros devolvería a la UNCuyo la experiencia acumulada en el intercambio. Se definen los ganadores de las becas y comienza una nueva etapa, de preparación para el intercambio, consistente, entre otras cosas, en buscar los programas de las materias que uno está interesado en cursar, sacar visa de estudiante, etc. Y así empieza uno a prepararse para vivir este nuevo desafío.

Difícil es describir lo valioso que puede llegar a ser un intercambio, todo lo que uno aprende y conoce. Lo más importante es pensar que sobre todo es una experiencia personal, y por lo tanto, estará sujeta a las vivencias y expectativas particulares de cada uno. Lo que sin duda puedo decir, es que apostar a un intercambio es un reto personal, un desafío; que puede ser fácil o difícil, pero que seguro, vale la pena. Esta aventura requiere dejar de lado prejuicios y miedos, y prepararse para conocer y comprender otra cultura y sacarle el máximo provecho.

No es sólo lo académico, los contenidos de las materias a cursar y cuánto podemos llegar a aprender desde el punto de vista de los libros, va más allá. Son nuevos compañeros, distinto método de enseñanza y aprendizaje, y qué decir si es un idioma diferente al español. Es otro país, un lugar con su propia historia, su cultura; es el espacio para crecer como persona, adaptándose a lo nuevo, a los cambios, a estar lejos de casa, de la familia, de los amigos. Por eso resalto: esto es lo valioso: es una aventura, es un tiempo para conocerse a uno mismo y crecer, sortear obstáculos, enfrentar adversidades, disfrutar todo lo que una cultura diferente te puede regalar, y sobretodo lograr una mayor capacidad de comprensión, tolerancia y aceptación.

Haciendo un balance de mi experiencia personal en México, no me cabe ninguna duda que ha sido sumamente positivo, y de tener nuevamente una oportunidad como esta, volvería a tomarla sin pensarlo. Es por esto mismo, que espero que después de leer estas líneas, se animen y descubran ustedes mismos lo valioso de hacer un intercambio!     

María Dolores Cavecedo - agosto 2010

"Mi experiencia en movilidad estudiantial" por Ezequiel Vacchelli

Mi nombre es Ezequiel Vacchelli, soy estudiante de nuestra Facultad, y participé del programa de movilidad estudiantil de la UNCuyo durante la primera parte del 2009, cursando un semestre en la Facultade de Direito da Universidade Estadual de Sao Paulo. En estas breves líneas, me he propuesto intentar contagiar un poco de entusiasmo a los alumnos de nuestra Facultad, para participar y realizar este tipo de experiencias, a través de un breve relato de mi estadía como estudiante de intercambio. Al principio les contaré rápidamente que es el Programa de Movilidad estudiantil que propone la UNCuyo, para luego referirme a la cuestión estrictamente académica, y finalmente pretendo transmitirles cuales pueden llegar a ser algunos de los horizontes que una estadía de estudios en otro país puede llegar a proyectar a nivel personal y profesional.

El Programa de Movilidad Académica de la UNCuyo en el que participé, brinda la posibilidad de realizar un periodo de intercambio en diferentes universidades de América Latina, y está destinado a estudiantes regulares, que hayan aprobado la mitad de sus planes de estudios. La UNCuyo ofrece una beca para cubrir los gastos de pasaje, seguro médico internacional y gastos de visado, y  las universidades contraparte generalmente ofrecen alojamiento y comida. Las convocatorias se realizan dos veces al año y en caso de estar interesados en postularse u obtener mas información, pueden visitar la página de la UNCuyo.

Entre los destinos de intercambio se encuentra Brasil y la universidad de receptora en ese país es la Universidade Estadual Paulista (UNESP) con su Campus de Derecho en la ciudad de Franca, ubicado al norte del Estado de Sao Paulo. Esta es la institución en la que pueden cursar un semestre, los alumnos de nuestra facultad que deseen viajar hacia aquel país hermano.

La UNESP es una de las mayores y mas importantes universidades brasileras,  con una destacada actuación en las actividades de investigación y extensión universitaria. Es una institución pública y tiene 32 facultades dispersas por todo el estado. Específicamente la Facultade de Historia, Direito e serviço social es un polo de excelencia en el área de humanidades, destacándose la carrera de derecho como una de las mas conceptuadas del país, con reconocimiento tanto a nivel público como privado, y poseyendo una estructura curricular altamente actualizada.

Las notas que definen a la Facultad de Derecho de la UNCuyo son muy específicas, y si en ciertos aspectos estas contrastan con las de otras facultades locales, mas aún lo hacen con las particularidades de una institución de un país con una cultura a veces radicalmente diferente, como la de Brasil. A nivel académico, no tuve dificultades para entrar en la vorágine estudiantil. La forma de enseñanza, tenía ciertos rasgos particulares como la asistencia obligatoria a clases, exámenes inmediatos al fin del cursado, y una gran actividad de investigación y extensión, posicionando a la Facultad como un polo de inserción social en la Ciudad. En este sentido, me fue grato participar de una estructura sensiblemente distinta a la que funciona en nuestra facultad.

Apuntando, a lo concreto, en cualquier tipo de intercambio, las materias que se pueden cursar en un país extranjero y son fácilmente reconocidas como equivalencias en nuestra facultad, son Derecho Internacional Privado y Público, algunos seminarios y optativas, y las no codificadas. Al momento de cursar codificadas, el mecanismo de reconocimiento de equivalencias es un poco mas complicado, pero siempre es posible llegar a buen puerto, ya que es una constante la buena voluntad de las autoridades de la Universidad y la Facultad, que entienden que el fomento de estas experiencias contribuye a una institución mas integrada con la región, madura  y crítica consigo misma.

Creo que la inquietud por este tipo de experiencias, es en primer término desde el punto de vista institucional, una manera de fortalecer los vínculos de la Facultad de Derecho y de la UNCuyo con otras instituciones educativas y centros de investigación regionales. Mientras que desde la óptica individual, potencia las dimensiones de la persona, tanto a nivel académico, como profesional y cultural. Mi experiencia, fue simplemente excelente.

Los meses que estuve viviendo en Brasil, fueron absolutamente valiosos para comprender, de una forma mas inmediata, la realidad de nuestra América. Creo que son varias las dimensiones de la persona que se enriquecen al momento de viajar, y desde las comidas exóticas hasta el idioma extranjero, mi estadía de estudios se presentó constantemente como un reto personal.

Hacer un intercambio es apostar a lo nuevo y requiere un poco de gusto por la alteridad, mientras que impone a su vez, dejar de lado prejuicios y temores.  Mi consejo es no dejar pasar la oportunidad de estudiar en otro país que la UNCuyo pone a disposición de los alumnos a través del programa de movilidad estudiantil, ya que este tipo de experiencias, significan continuamente un desafío a quien las emprende, y esto es sin dudas, un excelente ejercicio para cualquier estudiante, especialmente los de derecho.